La Ley de Pascal es uno de los principios fundamentales de la hidráulica y dice “la presión aplicada sobre un fluido confinado en un recipiente cerrado, es igual en cualquier punto del fluido y actúa perpendicular a las paredes del recipiente”.